Posteado por: administrador | 30/07/2010

PODER FORMAL ES DISTINTO AL PODER REAL -Parte1-

Escribir sobre Masoneria sería tan extenso como escribir de religiones ó de historia de la era cristiana, puesto que los orígenes se remontan al año 926 A.C. en Inglaterra. Quizá lo que vale la pena es tener claro que significa ser un masón.

Ellos hablan de que son un grupo filosófico, filantrópico, místico, esotérico y progresista, dicen no ser secreto sino discreto y aceptan varones mayores de 21 años.

En principio reconocen a Dios y a Cristo, aunque dicen que la luz no llegará de ellos sino de la instrucción que ahí se reciba. Se inicia en el grado 1 y el máximo a alcanzar es el grado 33.

Cuando se pasa al grado 2, se jura no revelar los secretos masónicos a nadie a riesgo de que le arranquen el corazón si se incumple. En el grado 18 se acepta a Lucifer como el verdadero ángel de luz, en el grado 29 se debe escupir un crucifijo y en el 30 se supone que la persona está totalmente adoctrinada contra la iglesia e inclusive servirá primero a los intereses de la logia que a los del Estado.

Solo como referencia, Barack Obama es masón de grado 32. (Prince Hall Freemason)
En el trascurso de la historia masónica, allá por 1776 aparece un grupo que se llama los Iluminati, un órgano paramasonico y que intentará apoderarse del movimiento masón, y posteriormente también aparecerá el Club Bilderberg… ambos son grupos no secretos pero si discretos, sus reuniones aunque son conocidas, se llevan a cabo en el mayor de los silencios y lo que ahí se dice es ultra secreto.

Los Iluminati es la organización que hoy día agrupa a otras asociaciones, clubes o sectas de carácter “discreto” o otras públicas pero que manejan sus reuniones en el mayor de los secretos. Es decir que podemos decir que el club Bilderberg, la secta Skulls & Bones, algunos masones y la CFR conforman los Iluminatis.

En 1921 se funda la CFR ( Council on Foreign Relations ) y que evidentemente en la actualidad es quien decide y rige los destinos de la historia, de las naciones, de las guerras y de los ciudadanos del mundo. Entre sus miembros hay masones, iluminatis y bilderberianos y prácticamente lo controlan todo, incluso las decisiones de la Casa Blanca.

En la actualidad, las figuras de más alto rango dentro de CFR son :

-Zbigniew Brzezinki, politólogo estadounidense nacido en Polonia, considerado el más prestigioso analista en política exterior del mundo… relacionado con varios expresidentes de los Estados Unidos. Ha sido el director de lo que se conoce como la Comisión Trilateral ( EE.UU.-Europa-Japón ), fue quien diseñó todos los planes de EE.UU. en medio oriente.

– Rupert Murdoch, magnate autraliano, fundador y director de News Corporation, quien es dueña de gran parte de los medios de comunicación de Australia y de otros partes y de agencias de noticias como FOX, Sky, NewYork Post, y el conocido canal de noticias por cable Fox News, además del Wall Street Journal.

– W. Thomas Johnson (presidente de CNN y hoy director de Aol/Time-Warner )

– Katherine Graham (recientemente fallecida presidenta del grupo Washington Post / Newsweek / International Herald Tribune )

El Council on Foreign Relations (CFR) es una organización poco conocida pero muy influyente en los asuntos internacionales que ha ido creciendo en poder, prestigio y amplitud de ámbitos de acción, hasta tal punto que ya en nuestros días podemos decir que conforma el auténtico “cerebro del mundo” que direcciona el rumbo complejo e incierto hacia el que se empuja y arrastra al planeta entero.

No existe pueblo, región o segmento económico, social, o político que pueda extraerse a su influencia y es, precisamente, el hecho de haber logrado permanecer “detrás del telón” lo que le otorga al CFR su inusitada fuerza e influencia. Hoy, el CFR conforma una organización discreta de muy bajo perfil público y de alta efectividad, integrada por unos 3.600 miembros del más alto calibre, prestigio e influencia en sus respectivas disciplinas y ámbitos de poder.

De esta manera, reúne a altos directivos de instituciones financieras, colosos industriales y medios de comunicación social; a investigadores y académicos; a oficiales militares de máxima jerarquía; y a políticos, funcionarios públicos y decanos de universidades, facultades y centros de estudios.

Sus objetivos fundamentales consisten en identificar y evaluar amplios conjuntos de factores políticos, económicos, financieros, sociales, culturales y militares que abarcan a toda faceta imaginable de la vida pública y privada de los Estados Unidos, de sus Aliados y del resto del mundo.

Hoy, gracias al enorme poder de Estados Unidos, el ámbito de análisis del CFR abarca al planeta entero. En rigor de verdad, el CFR conforma un poderoso centro de análisis y planeamiento geopolítico y estratégico.

Sus investigaciones y evaluaciones son realizadas por distintos investigadores y grupos de trabajo conformados dentro del seno del CFR, que se dedican a identificar amenazas y oportunidades del entorno mundial, evaluar las fuerzas y debilidades de los intereses agrupados dentro del CFR, y realizar amplios planes estratégicos, tácticos y operativos en todos los ámbitos a los que nos hemos referido.

Aunque estas intensas, profundas y efectivísimas tareas se realizan dentro del ámbito del CFR, la clave para comprender su accionar radica en el hecho de que el CFR jamás opera por sí misma, sino que son sus miembros individuales los que lo hacen.

Y ello siempre desde sus ámbitos formales de acción y poder, que son las empresas multi y transnacionales, los bancos internacionales, las instituciones multilaterales internacionales, los gobiernos, las universidades, las fuerzas armadas y los medios de comunicación social. Esos mismbros del CFR jamás invocan o siquiera aluden a su pertenencia dentro de la institución, ni mucho menos la invocan.

Los ámbitos naturales de poder de cada uno de sus miembros a los que nos referimos son, por demás, muy poderosos ya que hoy encontramos que son miembros del CFR buena parte de los presidentes, gerentes y accionistas de las empresas Fortune 500 que en su conjunto manejan casi el 80% de la economía estadounidense, emplean a más de 25 millones de personas, y en su conjunto tienen un valor de mercado que equivale a dos veces y media el PBI de los Estados Unidos.

Pero también son miembros del CFR los máximos directivos de los grandes bancos como el Chase Manhattan de la familia Rockefeller que acaba de fusionarse con el banco J P Morgan, el Bank of America y el actual número, CitiGroup, cuya capitalización hoy excede los 250.000 millones de dólares y que es parte de Goldman Sachs; los directivos y formadores de opinión de los ocho monopolios multimedia mundiales; los rectores y decanos de las grandes universidades y facutades como Harvard, MIT Massachussets Institute of Technology, Columbia, Johns Hopkins, Princeton, Yale, Stanford, y Chicago; y – factor clave en esta verdadera rueda de poder planetario -, los 150 puestos clave del gobierno estadounidense incluyendo los cargos más relevantes en sus fuerzas armadas y el presidente en ejercicio por supuesto.

OTROS MIEMBROS ENCUMBRADOS DEL CFR

David Rockefeller
Henry Kissinger
Bill Clinton
Zbigniew Brzezinski
George H.W. Bush
Madeleine Albright ex-secretaria de estado
George Soros
Stephen Breyer juez de la corte suprema
Laurence A. Tisch (presidente de la cadena Lowes/CBS
Gral. L. Colin Powell
Jack Welsh (presidente de General Electric Company)
Richard Cheney (exvicepresidente de EE. UU., ex-secretario de defensa de George Bush (padre), y ex-presidente de la petrolera Halliburton
Samuel “Sandy” Berger (asesor del presidente Clinton en seguridad nacional
John M. Deutch (ex-director de la CIA del presidente Clinton)
Alan Greenspan (gobernador del Banco de la Reserva Federal)
Stanley Fischer (ex-director gerente del Fondo Monetario Internacional y actual director del CitiGroup)
Anne Krueger (actual vicedirectora del FMI)
James D. Wolfensohn (presidente del Banco Mundial)
Paul Volcker (presidente del CS First Boston Bank y ex-gobernador de la Reserva Federal)
John Reed (director y ex-presidente de CitiGroup)
los economistas Jeffrey Sachs, Lester Thurow, Martin Feldman y Richard N Cooper
Robert E. Rubin el ex-secretario del Tesoro, ex-presidente de Goldman Sachs y actual co-Chairman de CitiGroup.
Gral. Alexander Haig el ex-secretario de estado del presidente Reagan y “mediador” en el conflicto de Malvinas ,
Richard Holbrooke el “mediador” en el conflicto de los Balcanes.
Louis V. Gerstner el presidente de IBM.
George J. Mitchell el senador demócrata por el estado de Maine.
Newt Gingrich el diputado republicano.
Condoleeza Rice, la asesora del presidente Bush en seguridad nacional, ,
Robert Zoellick el representante comercial de Bush.
Elliot Abrams, William Perry, Mark Falcoff, Paul Wolfowitz, Richard N. Perle, y Richard Armitage, entre muchos otros.

Aquí, entonces, hallamos la clave de la alta efectividad del CFR, por cuanto aquellas decisiones y planificaciones que se realizan y acuerdan durante sus reuniones, conferencias, y grupos de trabajo a puertas cerradas, son luego ejecutadas por sus diversos miembros desde sus ámbitos formales de poder. ¡Y qué ámbitos de poder que son éstos!

Resulta lógico inferir que si dentro del CFR se diseña un conjunto de planes respecto de, digamos, la globalización de la economía y las finanzas, o cuales regiones del planeta tendrán paz y prosperidad, y cuales se hundirán en sangrientos conflictos, y se las decide llevar a cabo, entonces ¿que duda puede haber que la acción coordinada de personalidades como el presidente de la nación, sus secretarios de estado, defensa, comercio y tesoro, de los principales banqueros y financistas, capitanes de industria, directivos de medios de difusión, militares y académicos, habrá de conducir a resultados concretos, efectivos y, por cierto, irresistibles?

En verdad, para comprender cómo funciona realmente el mundo actual, resulta preciso diferenciar el poder formal del poder real.
Lo que los medios de difusión nos transmiten con altísimo perfil público a diario en los noticieros de televisión y en los periódicos no es otra cosa que los resultados visibles y concretos de las acciones de las estructuras del poder formal: especialmente los gobiernos nacionales y la reacción de los mercados ante las decisiones sualmente unilaterales de la estructura tecnocrática y supranacional de las finanzas y las empresas.

Pero el poder real es aquél que de manera menos visible, planifica y decide qué va a ocurrir cuándo, dónde, y quienes lo ejecutarán.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: